¿Tomas agua? ¿Cuánta tomas al día? Aquí unas pistas para un buen consumo e hidratación

Mantenerse adecuadamente hidratado no solo te ayudará a evitar esos efectos secundarios negativos, sino que probablemente te ayudará a sentirte mejor en general al mejorar tu estado de ánimo, aumentar la función cerebral y prevenir la fatiga.

Pero a veces pasamos tanto tiempo ensimismados en nuestras actividades que este pequeño acto de tomar agua pasa a segundo, tercero o hasta quinto punto de nuestra agenda y eso, a la larga no solo nos perjudicará en un día ordinario, nos llevará hacia problemas de salud severos.

Cuando sabes que tu día será muy ocupado coloca una alarma que te diga… ¡Eh!… ¡es hora de tomar agua ligera, pura y cristalina! Ya habrá espacio para el té, jugos u otro tipo de líquidos.

Resultado de imagen para mantenerse hidratado

Y para que te des cuenta si ya estás bajo de niveles (tal como un coche) verifica esto:

a) Evalúa el interior de tu boca para detectar síntomas de deshidratación

Otra forma simple de medir qué tan bien hidratado estás es verificar la humedad del interior de tu boca.

Si está comenzando a secarse, sabes que te estás quedando sin agua.

b) Olvídate de unos 8 vasos al día

¿Seguramente haz escuchado el consejo de beber ocho vasos de agua cada día?

Desafortunadamente, para la mayoría de nosotros, eso no va a ser suficiente. Esa cantidad es solo una guía general y puede no ser suficiente ingesta de líquidos durante entornos o situaciones más deshidratantes.

Por ejemplo se recomienda que las mujeres beban 11 vasos de agua diariamente y los hombres tengan 16 vasos.

Resultado de imagen para sintomas de deshidratacion

La cantidad exacta que será adecuada para ti depende de algunas cosas, incluida la edad y el nivel de actividad e incluso tu lugar de residencia.

c) Asegúrate de aumentar tu consumo cuando hagas ejercicio

Tu cuerpo exige más agua cuando hace ejercicio a alta intensidad o durante un largo período de tiempo.

La pérdida de líquidos a través del ejercicio puede ser realmente significativa en el contexto de un atleta de resistencia.

Por ejemplo, algunos atletas de alto rendimiento pueden perder hasta el 10 por ciento de su peso corporal a través del sudor durante un evento deportivo. Ten en cuenta que esto es lo más importante para los atletas de resistencia.

La mayoría de nosotros que vamos al gimnasio varias veces a la semana no tenemos que preocuparnos por esto.

Para determinar tus pérdidas de sudor y tus necesidades de hidratación, pésate antes y después del ejercicio.

Perder menos del 1 por ciento de tu peso corporal durante un entrenamiento es óptimo.

Por cada medio kilogramo perdido, se deben consumir al menos 30 ml de agua o una solución de electrolito oral para rehidratar.

c) Beber más agua cuando estás enfermo o cuando hace calor

Aquellos que enfrentan casos graves de vómitos y diarrea corren el riesgo de deshidratarse.

El clima cálido también es una pista de que necesitas aumentar tu consumo de agua.

Si hace calor, siempre es mejor beber más líquido, es realmente difícil tener una fórmula para saber cuánta agua beber.

Depende de factores como la masa corporal y la cantidad de sudor.

Datos tomados de: Youtube.com; muysaludable.sanitas.es; medlineplus.gov; bonafontentucasa.com.mx; webconsultas.com;

Redott