Cuando mis hijos me ven trabajar frente a la computadora se quedan un tanto pensativos sobre lo que hago, porque lo primero que ven es una hoja en blanco en donde debo comenzar a escribir.

Les intriga saber de dónde puedo sacar tantas palabras para poder llenar la hoja.

Este es un reto para muchos muy intenso porque a veces la inspiración no viene fácil y para lanzar las primeras ideas necesitas de información previa.

Y todo depende del escrito que debes realizar. Será a través de una investigación, o por la lectura de una novela o hasta la inspiración que te pueda llegar de una anécdota del día.

Dependiendo lo que debas escribir es la preparación que debes tener. Afortunadamente existen ciertos “trucos” (como les dice mi hijo) que te ayudan a bajar las ideas y llenarte de inspiración.

Vídeo: YouTube 

Referencias: Harmon Hall y El Universal 

Por ejemplo, puedes recurrir a la técnica de las imágenes sensoriales.

Las imágenes sensoriales son lo que podemos identificar usando nuestros cinco sentidos: vista, tacto, olfato, sonido y gusto y todos ellos entran en acción.

Las imágenes sensoriales te ayudan a crear una impresión vívida de un entorno.

Imagina que en tus clases de Inglés te han pedido que escribas un ensayo sobre un castillo que visitaste (o te gustaría visitar) en vacaciones.

Si describes el castillo como “grande y viejo”, la persona que lee no recibe mucha información ¿cierto?

Pero si lo describe como “frío, húmedo y sombrío”, el lector tiene una mejor comprensión del castillo (de repente no suena muy atractivo).

Las imágenes sensoriales han cambiado completamente la atmósfera.

Las imágenes sensoriales deben ser específicas, detalladas y atractivas. Los detalles deben hacer que tu lector se sienta como si estuvieran dentro de una fotografía y se encuentran experimentándola por sí mismos.

No te presiones para dominar esta habilidad de inmediato. Como todas las cosas nuevas, simplemente se necesita práctica …

Cómo practicar el uso de imágenes sensoriales: diario y mapas mentales

La mejor forma de entender tus sentidos es ¡usarlos!

Mantener un diario en Inglés es una excelente forma de hacer un seguimiento de tus experiencias y tomar notas de un nuevo vocabulario descriptivo.

El diario no solo es un ejercicio de lenguaje desafiante, sino que también te muestra que es excelente para la salud mental.

Elige una memoria clave de tu día. Podría ser tu momento favorito o simplemente algo sencillo como hacer una taza de té en la oficina. Escríbelo en una de tus páginas.

Para este ejemplo, vamos a imaginar que tomaste un café con un amigo.

Comienza haciéndote preguntas que involucren a cada uno de tus sentidos. ¿Qué llevaba tu amigo? ¿Qué textura tenía el material? ¿A qué huele tu café? ¿Podrías oler algo más en la cafetería, como cocinar el desayuno? Apunta todo lo que recuerdes.

Una vez que tengas todos los detalles clave, es hora de comenzar a expandirse.

¿Cómo te hacen sentir estos detalles? ¿Un sonido en particular te recuerda algo o algún otro lugar?

Desafíate a ti mismo para ser lo más detallado posible y ten un diccionario a la mano para agregar cualquier palabra nueva que puedas estar buscando.

Si no te interesa llevar un diario, puedes hacer un rápido mapa sensorial mental en Wordle. Este es un gran ejercicio para cuando tienes un par de minutos libres en la escuela o el trabajo.

En el cuadro de texto, escribe una lista de todo lo que puedes escuchar, oler, ver, tocar y probar en la habitación que te rodea.

Wordle creará automáticamente una colorida nube de palabras descriptivas en Inglés que puedes imprimir y usar para inspirar tu escritura.

Después de que hago un ejercicio como este frente a mis hijos para hacer un escrito, quedan maravillados de cómo va fluyendo la imaginación y el poder que pueden tener las palabras.

Visita Harmon Hall

Y es así como, después de un rato, la hoja en blanco está llena de una linda historia descriptiva.