En la actualidad, las láminas de acrílico son utilizados en una gran variedad de productos que van desde los techos de estructuras metálicas hasta otras partes de una industria o de los hogares debido a su bajo costo en comparación con otros materiales y sus grandes ventajas. Si aún no sabes por qué te convienen las láminas de acrílico, en este pequeño artículo te contaré un poco más de ellas y sus características que las hacen ideales para lo que deseas utilizar.

Las láminas hechas con este tipo de material son muy conocidas por su claridad cristalina ,lo que le da la capacidad de permitir la entrada íntegra de la luz natural, además de que protege el lugar. Son, en cierta medida, un material que ayuda a disminuir los efectos ocasionados por el calentamiento global gracias a que permiten la entrada de los rayos de la luz del Sol (tanto en el día como en la noche) en las habitaciones y evita el consumo de energía eléctrica en gran parte del día. Tiene una transmisión de luz de más del 92 por ciento. Apoyas al medio ambiente y a tu bolsillo ahorrando un poco de luz para que el recibo no te llegue tan cargado. Algunos estudios recientes nos dicen que estas láminas pueden resistir hasta 17 veces más los diferentes impactos que un vidrio convencional, además de que tiene un peso mucho menor, haciéndolo un material ideal para esos lugares donde el peso tiene gran relevancia en la construcción, ya que demasiado peso puede ser una limitante a la hora de colocar algún instrumento.

Con tantas características positivas, no cabe duda de que las láminas acrílicas son uno de los desarrollos tecnológicos más importantes para la construcción. Es una opción económica, efectiva y de mucha estética, pues cuenta con una gran variedad de colores que la pueden hacer resaltar manteniendo sus características positivas. Logra satisfacer las necesidades de miles de familias en México.

Si bien aún hay miles o millones de personas que prefieren el vidrio sobre el acrílico, permítanme decirles que a diferencia del vidrio, las láminas de acrílico son menos rígidas pero más resistentes a las inclemencias del clima y a los diferentes cambios de temperatura. Ya mencionamos los rayos del sol y la entrada de la luz natural, pues si hay calor extremo, la lámina acrílica podrá soportarlo, así como en los fríos intensos, dos climas que podrían provocar daños en el vidrio. También están las lluvias, pues en nuestro país es una costumbre que granice, por lo que el vidrio podría cuartearse y quedar inservible en caso de que sea muy fuerte la caída del hielo, mientras que la lámina de acrílico podrá resistir por más tiempo, además de que tiene una vida útil de unos 10 años, aproximadamente. Sobre la limpieza de estos dos materiales, acrílico y vidrio, el primero es sumamente fácil de cuidar y limpiar, mientras que el vidrio podría parecer que es fácil también, pero si no se utilizan los productos adecuados podría irse opacando hasta que la visibilidad o la entrada de luz no sea la misma. Pero es tu decisión elegir o no el acrílico como material.

Si deseas más información acerca de este tema no dudes en visitar Metalitec.

FUENTES: Metalitec, Forbes, YouTube